Yaiza Gorrín presenta una moción en la que urge a llevar a cabo los trámites precisos para la retirada de la vía pública del monumento a Franco, en aplicación de las leyes de Memoria Histórica estatal, que data de 2007, y la autonómica, de 2018

La concejala tacha de «vergonzante» que la capital tinerfeña sea ya la única ciudad de España que homenajea la «atroz dictadura» y a la figura de Franco, por lo que reclama «un compromiso claro con los valores y principios democráticos»

El grupo municipal de Unidas Podemos (Izquierda Unida-Podemos-Equo) exigirá este viernes, 26 de marzo, en el Pleno del Ayuntamiento chicharrero que se lleven a cabo los trámites necesarios para la retirada del Monumento a Franco, ya que su continuidad en la vía pública incumple la Ley de Memoria Histórica, 13 años después de su promulgación, al exaltar este conjunto escultórico la dictadura franquista y ser de imposible resignificación.

Así lo concluye además un informe técnico encargado por el propio Consistorio el pasado mandato, dirigido por la catedrática de Historia del Arte de la Universidad de La Laguna María Isabel Navarro, y cuyo inventario de elementos franquistas que deben ser retirados en aplicación de la legislación vigente será elevado a rango de catálogo oficial por el Gobierno canario, tal cual prevé la Ley de Memoria Histórica de Canarias.

Para ello, la concejala Yaiza Gorrín propone que, toda vez que la directora general de Patrimonio Cultural de la Comunidad Autónoma ya ha manifestado recientemente en prensa la ilegalidad de mantener este monumento, en cuanto el Gobierno canario lleve a cabo dicho trámite, el Ayuntamiento  “inicie el procedimiento necesario para la retirada efectiva del monumento, así como el resto de simbología relacionada con la dictadura y su represión de nuestro municipio».

La concejala de la confluencia de izquierdas pone de relieve que a esta eliminación de símbolos enaltecedores de la dictadura hace 13 años que obliga una ley estatal, y, desde hace dos años, una ley autonómica, pese a lo cual Santa Cruz de Tenerife exhibe, en palabras del portavoz municipal de Unidas Podemos, Ramón Trujillo, un ignominioso e ilegal «parque temático» del franquismo.

A juicio de la edil, nos encontramos ante «una anomalía» en un país democrático, pues «en el caso del nazismo nadie discute la práctica política de homenaje a las víctimas y condena de los verdugos, pero aquí aún se reivindica y se homenajea una dictadura atroz».

En la exposición de motivos de la moción se recuerda la condena del franquismo contenida en el Informe de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa firmado en París el 17 de marzo de 2006, en el que se denunciaron las graves violaciones de los Derechos Humanos cometidas en España entre los años 1939 y 1975.

Para Gorrín, Santa Cruz no puede continuar más tiempo con «la vergonzante afrenta de ser la única ciudad de España que aún rinde homenaje a Franco» y apostilla que su moción es también «un compromiso con los valores y principios democráticos» frente a lo que representa la simbología totalitaria y antidemocrática que se exhibe todavía en nuestras calles.