Yaiza Gorrín presenta una moción en la que pide mostrar un rechazo absoluto de mensajes y acciones, de las que son un atroz ejemplo la paliza en grupo, con insultos homófobos, que costó la vida al joven Samuel Luiz en La Coruña

En la propuesta consensuada con los demás grupos municipales se incluye el reconocimiento al gimnasta Cristofer Benítez y a todas las personas referentes en la lucha por la igualdad frente a los estereotipos y roles sociales impuestos

La edil considera necesario la condena institucional de los delitos de odio porque “la historia debería enseñarnos patrones que se repiten y no caer siempre en el error de no querer verlos”

El Pleno del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife aprobará este viernes, por iniciativa de Unidas Podemos, una unánime declaración institucional para rechazar y condenar los mensajes o acciones de odio contra de las personas por razón de su identidad y orientación sexual, origen, características genéticas y corporales, lengua, religión o convicciones, opiniones políticas o de cualquier otro tipo.

En la declaración se mostrará además el apoyo de todos los grupos políticos municipales  al gimnasta Cristofer Benítez y a todas aquellas personas que son ejemplo en la lucha por la igualdad, deconstruyendo los estereotipos y roles impuestos hasta ahora por la sociedad.

La propuesta inicial, modificada con aportaciones de los demás grupos,  partió  de una moción de la concejala Yaiza Gorrín, de Unidas Podemos (Izquierda Unida-Podemos-Equo) quien pone como ejemplo de estos delitos la atroz muerte del joven de 24 años Samuel Luiz, el pasado 3 de julio, por una brutal paliza multitudinaria en una calle de La Coruña, durante la cual sus agresores le profirieron insultos homófobos.

Gorrín recuerda que en la Unión Europea el 57% de las personas LGTBI han sufrido acoso en los últimos 5 años, según la Agencia de los Derechos Fundamentales de la UE. Además, el número de agresiones relacionadas con delitos de odio lleva varios años creciendo en España: de 2013 a  2019 aumentaron un 45%, como constata  el Portal Estadístico de Criminalidad del Ministerio de Interior. Pero la realidad es peor que las estadísticas oficiales, pues se estima que solo una de cada 10 agresiones homófobas es denunciada, advierte la edil.

Por ello, la representante de Unidas Podemos considera necesario que las instituciones públicas dejen claro su “más absoluto” rechazo y su condena a cualquier delito de odio y su compromiso de poner los medios necesarios para prevenirlos, castigarlos y apoyar a las víctimas. “La historia debería enseñarnos patrones que se repiten, sin embargo, perpetramos el error de no querer verlos”, previene la concejala.

Para Gorrín, es necesario, por tanto, que la sociedad tenga muy presente los derechos y deberes fundamentales recogidos en la Constitución Española, como son la dignidad de la persona,  el libre desarrollo de la personalidad, en cumplimiento de la Declaración Universal de Derechos Humanos y los tratados y acuerdos internacionales sobre esta materia ratificados por España.

El Ministerio del Interior define delito de odio como cualquier infracción penal, incluyendo infracciones contra las personas o las propiedades, en la que la víctima, el local o el objetivo de la infracción se elija por su, real o percibida, conexión, simpatía, filiación, apoyo o pertenencia a un grupo. Ese grupo debe estar basado en una característica común de sus miembros, como su raza real o perceptiva, el origen nacional o étnico, el lenguaje, el color, la religión, el sexo, la edad, la discapacidad intelectual o física, la orientación sexual u otro factor similar.