Yaiza Gorrín destaca el acuerdo alcanzado entre los grupos municipales para favorecer la participación de la población en los asuntos de interés público, ya que es una demanda social, pues no puede limitarse al ejercicio del voto una vez cada cuatro años

La concejala pone de relieve que la iniciativa de su grupo ha permitido duplicar el porcentaje mínimo obligatorio de fondos para los presupuestos participativos y acortar a la mitad la cantidad de firmas necesarias para promover procesos participativos o consultas populares

Además, también a propuesta de Unidas Podemos, se ha introducido la perspectiva de género en el diseño de los procesos participativos

Santa Cruz de Tenerife, 30 de enero de 2022. El nuevo Reglamento de Participación Ciudadana del Ayuntamiento de Santa Cruz recoge el 85% de las alegaciones presentadas por Unidas Podemos (Izquierda Unida-Podemos-Equo), por lo que la concejala de este grupo municipal Yaiza Gorrín destaca la importancia de las mejoras introducidas al primer documento que se puso sobre la mesa.

Así, en el texto recién aprobado en el Pleno municipal figura, a iniciativa de Unidas Podemos, una serie de medidas, como destinar al menos el 0,5% del presupuesto municipal a los presupuestos participativos (en lugar del 0,25% que plantearon CC-PP), que para las iniciativas ciudadanas de procesos participativos basten las firmas del 1% de la población empadronada en la capital (y no del 2%, como se proponía), así como del 2% para una consulta popular (frente al 4% del documento inicial).

Importante es también la inclusión, a propuesta de UP, de un artículo que obliga a que el diseño del proceso debe incluir la perspectiva de género y propiciar la diversidad y la accesibilidad de espacios y personas. «Se debe favorecer así la efectiva participación de las mujeres, tal como mandatan los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, el Estatuto de Autonomía de Canarias y el Plan Municipal de Igualdad chicharrero», subraya Gorrín.

Asimismo, gracias a una alegación de esta confluencia de izquierdas, en los procesos participativos del Ayuntamiento se convocará no solo a entidades y organizaciones con personalidad jurídica (es decir, registradas legalmente como tales), sino también a grupos de personas sin este estatus jurídico, como podrían ser centros de formación o educativos, así como comunidades de propietarios, entre otros colectivos, y  estos podrán también promover iniciativas de procesos participativos ante el Consistorio.

La portavoz adjunta de Unidas Podemos afirma que con la incorporación de las alegaciones de su grupo el reglamento permite que los procesos de participación ciudadana pueda ser  «más plurales, inclusivos y democráticos, porque, además, es necesario quitar traba a a que la población se implique en los asuntos de interés público que le atañen, ya que votar una vez cada cuatro años es claramente insuficiente y es una reivindicación de muchos colectivos dar una mayor legitimidad a las políticas públicas”.

Algunas de las propuestas de Unidas Podemos no fueron aceptadas, pese a que, a juicio de la edil, hubieran enriquecido y hecho aún más eficaz el reglamento, como dar carácter vinculante a estos procesos participativos para la decisión final del órgano político y que recogiera expresamente que las actuaciones planteadas a la sociedad han de ser siempre sostenibles desde el  punto de vista medioambiental.