El Pleno municipal aprobará como institucional una moción de Yaiza Gorrín con motivo del Día Internacional de Acción la Salud de las Mujeres

Entre los acuerdos figuran solicitar a las administraciones públicas competentes la prevención la salud de las personas cuidadoras,  revisar los procedimientos sobre salud sexual y reproductiva, y crear una vía de denuncia desde Atención Primaria por riesgo psicosocial en mujeres

La moción también recoge la defensa de investigar enfermedades invisibilizadas como la fibromialgia y la endometriosis, así como instar al Gobierno estatal a que los estudios clínicos incluyan un porcentaje relevante de mujeres

Unidas Podemos (Izquierdas Unida-Podemos-Equo) ha logrado el apoyo de todos los grupos políticos del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife a una moción dirigida a que las administraciones públicas atiendan las necesidades sanitarias específicas de las mujeres.

De este modo, por decisión de la Junta de Portavoces, en el Pleno municipal de este viernes se aprobará como institucional una moción presentada por la concejala de Unidas Podemos Yaiza Gorrín con motivo del Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres.

Mediante este acuerdo, el Ayuntamiento se compromete a llevar a cabo “políticas de hábitos saludables desde la perspectiva de género para los vecinos y las vecinas del municipio como elemento esencial para el bienestar, promoviendo así la conciencia social y la participación ciudadana sobre la importancia y trascendencia de esta materia”.

Además, el Ayuntamiento instará el Gobierno canario y al estatal, en el marco de sus respectivas competencias, una serie de medidas: fortalecer y prevenir la salud de las personas cuidadoras, revisar los procedimientos utilizados relacionados con la salud sexual y reproductiva, impulsar un plan de prevención e investigación de enfermedades invisibilizadas que afectan a las mujeres (como la fibromialgia y la endometriosis) y  posibilitar una vía de denuncia desde Atención Primaria con Salud Laboral e Inspección de Trabajo ante posibles situaciones de riesgo psicosocial.

Por último, al Gobierno estatal se le insta a garantizar (con control y sanciones) la obligatoriedad de incluir en los estudios clínicos y preclínicos un porcentaje relevante de mujeres y estos contemplen las  diferencias por sexo como el peso, la variabilidad hormonal de las mujeres o las reacciones cruzadas con otros fármacos que suelen consumir las mujeres.

En la exposición de motivos de la moción se alude a diversos informes y estudios científicos que inciden en las necesidades específicas que en materia sanitaria tiene la población femenina.

En el campo de la investigación de las enfermedades, por ejemplo, el tomar como modelo el cuerpo femenino, puede haber llevado a errores de diagnóstico, por no tener en cuenta las diferencias de sexo (biológicas)  y de género (sociales)

En el contexto de la pandemia, las mujeres tienen mayor probabilidad de empeorar su salud mental, debido a factores de riesgo como el cuidado de personas dependientes. Y en este sentido, los hábitos saludables constituyen, según se expone en la moción, “un mecanismo de amortiguación de los efectos negativos provocados por la crisis de cuidados, en la medida en que pueden contrarrestar el estrés de la persona cuidadora y frenar el deterioro de su salud”.