La concejala Yaiza Gorrín visita las instalaciones de la Asociación Cultural El Carmen, que reivindica una serie de mejoras para este vecindario situado en el entorno de la plaza de La Papa

Entre las peticiones vecinales figuran un ascensor, unos vestuarios para las actividades deportivas (interrumpidas por la pandemia), la remodelación del parque infantil y retomar su ampliación unida a la construcción de aulas para actividades socioculturales

Yaiza Gorrín, concejala y portavoz adjunta del grupo municipal de Unidas Podemos (Izquierda Unida-Podemos-Equo), ha mantenido una reunión con vecinos y vecinas del núcleo antiguo de El Sobradillo, en la que ha constatado que esta población se siente “abandonada por el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife” debido a la falta de actividades socioculturales y de infraestructuras.

Gorrín tuvo la ocasión de visitar la sede de la Asociación Cultural El Carmen, que, según sus representantes, nunca ha recibido ayudas municipales, y que hace años promovió ante el Ayuntamiento un proyecto, que finalmente nunca se hizo realidad, para ampliar la plaza de la Iglesia hasta un parque cercano,y crear aulas para poder realizar actividades culturales y formativas.

Tal como expresaron a la edil durante la visita, entre sus principales necesidades para las instalaciones de esta asociación se encuentra la construcción de un vestuario para la sala donde se imparte kárate (actividad interrumpida desde marzo por la pandemia) y un ascensor para hacer accesible el edificio a las personas con movilidad reducida.

Reivindicaron también ante la concejala una cancha polideportiva, y una mejora del mobiliario del parque infantil, ya obsoleto, y del suelo, asfaltado, lo que provoca que muchas familias no lleven allí a sus hijas e hijos porque se hacen daño en caso de caídas.

La altruista labor de este colectivo ciudadano ha permitido que la zona disponga de una pequeña biblioteca, de salas para actividades de ocio y deportes y una cancha techada de bola canaria.

El vecindario quiere que, en la medida en que la situación sanitaria por la pandemia lo permita, se reactive social y culturalmente el barrio, y se le dote de las infraestructuras necesarias.

Gorrín se comprometió a mantener nuevas reuniones con vecinos de esta zona de El Sobradillo, concretamente del entorno de la plaza de la Iglesia de La Papa en dirección a Llano del Moro, para poder canalizar sus demandas ante el Ayuntamiento.